Navegamos de cala en cala. De islote en islote. Aprendemos a navegar a vela. Sentimos el velero.
Le escuchamos y poco a poco vamos entendiendo su lenguaje y disfrutamos. Nos trasladamos con la fuerza del viento. Sin prisa, sin pausa…
Te esperamos en el velero Olatua.